Fuente: P3M (23/10/2013)

Este miércoles se inaugurará la sede de la CGT Regional Zona Norte que conduce Federico Sánchez. En la previa al evento, y en diálogo con Prensa del Tercer Milenio, el joven sindicalista se refirió a la agenda política de la CGT, al salto de la calidad de lo gremial a lo político para la toma de decisiones y a la reforma sindical en la Argentina.

Federico Sanchez

“La normalización de la CGT Regional Zona Norte se dio para que la CGT que conduce Hugo Moyano tenga un cuerpo orgánico que difunda y que pregone la agenda que emana de la conducción de nuestra central obrera, en una región estratégica como lo es la comprendida entre Vicente López y el partido de Escobar”, recuerda Federico Sánchez, secretario general de esa regional desde el 26 de febrero de 2013, en conversación con Prensa del Tercer Milenio.

Cuando Federico Sánchez habla de “agenda de la CGT” se refiere a los reclamos que se reivindican desde las diferentes centrales obreras: Impuesto a las Ganancias, Asignaciones Familiares y lucha contra el trabajo no registrado entre los ítems más destacados. “Ya normalizada la Regional, empezó otra etapa en la que lo principal fue llenarla de contenido, con esa misma agenda de la CGT, pero plasmada en la región”, explica.

-¿Cuáles fueron son contenidos?

-Muchos. Por ejemplo, el 24 de marzo hicimos una actividad recordando el día de la Memoria, Verdad, Justicia y Derechos Humanos. En esa actividad planteamos lo mismo que plantea la Secretaria de Derechos Humanos de la CGT que conduce Julio Piumato, que es que la reivindicación de los Derechos Humanos no solamente es condenar y juzgar los crímenes de la última dictadura cívico-militar, sino que la defensa de los Derechos Humanos para los laburantes significa pelear por los derechos sociales: derecho a la salud, a la vivienda, a un trabajo digno, a la educación. También realizamos jornadas de seguridad y salud en el trabajo, organizada por el sindicato de la pintura, organización que tiene la conducción de la Secretaría de Seguridad e Higiene de la Regional. En estas jornadas, el eje principal del debate fue en torno a la nueva Ley de Accidentes de Riesgos de Trabajo que lamentablemente estamos padeciendo.

-¿Cuáles son esos padecimientos?

-Había prácticas que las aseguradoras de riesgo de trabajo venían efectuando hacía años y que se habían dejado de practicar por la presión de los laburantes. Pero luego de la sanción de la ley, las aseguradoras de riesgo de trabajo volvieron a implementar esas prácticas.

-¿Cuáles son esas prácticas?

-La más común es la reticencia a tomar un siniestro. Además, la forma en que se realiza el transporte de los trabajadores accidentados desde sus domicilios a los centros asistenciales en los cuales tiene prestación médica. Un ejemplo: las patronales mandan un remís a buscar a tres o cuatro trabajadores accidentados y los dejan a cada uno en el sanatorio que le corresponde. El trabajador no tiene que soportar ese periplo en un viaje que tiene que ser directo y exclusivo para cada uno.

-Planteabas también el tema del trabajo no registrado.

-El movimiento obrero y las regionales no podemos decir que solamente es facultad del Estado controlar que no haya trabajo precario, y no hacer nada al respecto. Sino que tenemos que recoger el guante, trabajar y articular con los Estados municipales, provincial y nacional siempre y cuando tenga predisposición al diálogo, para tratar de revertir esa situación. En ese sentido, nosotros vemos algunas particularidades en Zona Norte: un gran nicho del empleo en negro en esta región es en el rubro de la seguridad privada. El Sindicato de Trabajadores Custodios forma parte de la CGT Regional Zona Norte y ha elaborado propuestas para combatir el empleo precario en esa actividad. Esa propuesta ha sido traducida en un proyecto de ordenanza que hemos presentado ante las autoridades de la Municipalidad de Tigre, y queremos que la gestión municipal asuma el compromiso de que se impulse en el Concejo Deliberante y que salga como proyecto de ordenanza. Esperamos dar este paso antes de fin de año y luego hacerlo transitivo a los demás municipios de Zona Norte. El desafío es, además de diagnosticar los problemas, desarrollar propuestas concretas para solucionarlos.

-Entre estos problemas que mencionás, cuando asumiste dijiste que uno de los más importantes era el de la desigualdad en la distribución de la riqueza en la Zona Norte. ¿Cómo se hace para solucionarlos desde el sindicalismo?

-Está claro que no se pueden subsanar las inequidades de una sociedad desde un lugar reivindicativo y sindical. No alcanza con eso y no nos va a dar la solución. Un paso previo a que el movimiento sindical sea parte de la toma de decisiones es organizarnos para que eso suceda. Está a la vista que con presentar un programa político a la sociedad no alcanza. El año pasado elaboramos el Programa de 21 Puntos en el que diagnosticamos problema y proponemos soluciones a los grandes temas nacionales. Sin embargo, eso no necesariamente se traduce en un acompañamiento de la sociedad y mucho menos en votos. El desafío, además de elaborar un programa político, tiene que ver con organizarse e insertarse en la comunidad. No debemos quedarnos sólo en el lugar del reclamo, sino que tenemos que hacer política. Este es un camino arduo en el que las nuevas generaciones tenemos que hacernos cargo de lo que nos toca para contribuir a llevar al movimiento obrero a la toma de decisiones.

-¿Cómo se empieza a caminar ese arduo camino?

-No tenemos que ser corporativos en ciertos planteos. Si nos ensimismamos y hablamos de cuestiones reivindicativas y sectoriales, es lógico que luego en lo político electoral la mayoría de la sociedad nos vea con indiferencia a la hora de ser una opción. Además, una de las causas de esa indiferencia es que los trabajadores sindicalizados no son mayoría. Y dentro de esa fracción, tenemos un movimiento obrero dividido en diferentes centrales de trabajadores. Es decir que somos una parte de la parte de la parte. Si nosotros suponemos que la sociedad va a aceptar nuestras propuestas y va a elegirnos desde lo político electoral porque simplemente reclamamos nuestras reivindicaciones, estamos equivocados. Por eso reitero que el desafío es poder hablarle a la sociedad en base a las demandas reales y concretas de esa sociedad. Tenemos que empezar a hablar un lenguaje para que de una vez por todas, nuestro mensaje llegue a la gente que no necesariamente es un laburante sindicalizado. Otro desafío es el de ser creíble ante la sociedad. Y ahí entra en discusión el modelo sindical argentino. El peronismo opera sobre las necesidades y problemas concretos de los trabajadores. Y la realidad es que la actual Ley 23.551, de Asociaciones Sindicales, no es perfecta y es perfectible. Hay muchas organizaciones que están pidiendo que se modifique esa ley, porque en este país hay libertad sindical, porque un grupo de trabajadores puede organizarse y armar un sindicato. Pero, como dice Hugo Moyano, lamentablemente no hay democracia sindical interna, porque hay muchas organizaciones con estatutos proscriptivos. Y si la Ley 23.551 no se modifica, la van a venir a modificar otros por nosotros. Si el movimiento sindical argentino de matriz peronista no modifica la actual ley y la pone a la altura de las circunstancias, la derecha liberal y la izquierda liberal van a venir a modificarla. Esto contribuye a la credibilidad, dentro del sindicalismo y hacia la sociedad. Partiendo de esa base, va a ser mucho menos dificultoso hacer política y que nuestras propuestas lleguen a la gente.

Quizás ese primer paso en ese arduo camino para llevar al sindicalismo a la toma de decisiones haya sido la conformación del CET, el Partido por la Cultura, la Educación y el Trabajo. Pero como vos decís, es un camino largo, si se quiere a la largo plazo. Pero ante la urgencia en la resolución de los problemas de la gente, ¿la denominada “clase política”, les ha tendido una mano?

-Lo que venimos planteando nosotros desde hace años, hoy mágicamente está en la agenda de todos los candidatos. En una coyuntura electoral como esta, es lógico que todos levanten banderas que nosotros venimos levantando hace años. Parece que muchos de los que nos acusaban de golpistas y corporativos por elevar reclamos, mágicamente comprendieron que, por ejemplo, la cuarta categoría del Impuesto a las Ganancias afecta a millones de trabajadores argentinos. Más allá del apoyo circunstancia de tal o cual dirigente o espacio político haga a nuestros reclamos, lo que tiene que quedar en claro es la diferencia entre la política y la política electoral. Son dos instancias diferentes. Todos los candidatos en la provincia de Buenos Aires tienen nuestra agenda. ¿Y por qué tienen nuestra agenda? ¿Porque se dieron cuenta de que tenemos razón o porque les conviene tener nuestra agenda? Nosotros no recibíamos el apoyo de los políticos cuando sosteníamos estos reclamos. Sino todo lo contrario. Mirando más adelante, creo que ya tenemos el instrumento, que es el CET. Pero el 28 de octubre comienza otra historia, donde se empezarán a reacomodar un montón de cuestiones, sobre todo en el peronismo de la provincia de Buenos Aires, y ahí el movimiento sindical referenciado en Hugo Moyano va a tener un rol protagónico, porque hay muchas fuerzas políticas que hoy se han parado como alternativa al gobierno nacional, que han tenido en alguna medida el acompañamiento de la gente, pero que tienen una carencia: no pueden mostrar una pata sindical representativa y coherente. En esa coyuntura nos sentaremos a conversar con el objetivo de darle respuestas a la sociedad.

Inauguración

El acto de inauguración de la sede de la CGT Regional Zona Norte que conduce Federico Sánchez se llevará a cabo desde las 18, en Perón 3402, Victoria, San Fernando.

Tags:

Abrir chat
¡Hola! ¿Como estás? Hacenos tu consulta para afiliarte, salarios, y beneficios por Whatsapp de lunes a viernes de 9 a 18!