El pasado miércoles 16 de diciembre se celebró la fiesta de fin de año de Globant. A pesar del clima festivo que se vivía en el boliche porteño Rosebar, el personal de seguridad interrumpió – sin razón alguna – la velada agrediendo físicamente a varios empleados de la empresa. Entre los globbers agredidos, se encontraba su CEO, Martín Migoya.


Cuando promediaba la fiesta de fin de año de Globant, los patovicas del boliche Rosebar decidieron unilateralmente interrumpirla. Hubo varios empleados lastimados, incluso el propio Martín Migoya (CEO de la compañía) resultó herido al intentar detener la violencia hacia sus empleados.

Cuando promediaba la fiesta de fin de año de Globant, los patovicas del boliche Rosebar decidieron unilateralmente interrumpirla. Hubo varios empleados lastimados, incluso el propio Martín Migoya (CEO de la compañía) resultó herido al intentar detener la violencia hacia sus empleados.

Tal como acostumbra cada año, la empresa Globant organiza para todos sus empleados una fiesta de fin de año, en que el personal distribuido en la mayoría de las sedes de la compañía, se reúne a celebrar el final del año de trabajo.

El festejo por el cierre de 2015 se hizo el pasado miércoles 16 de diciembre. Globant rentó esta vez las instalaciones del boliche porteño “Rosebar”, sito en Honduras 5445. Los empleados fueron citados alrededor de las 22:00 hs. cuando se iniciaría la fiesta con un cocktail.

No obstante el ánimo general de quienes dirigen la empresa de cerrar un año con un gran festejo, cuando transcurría la velada, se suscitaron diversos e inesperados incidentes que culminaron con empleados y directivos heridos.

Tal como estaba estipulado, luego del reconocimiento a distintos empleados destacados por parte de los ejecutivos de la firma, y de las palabras de agradecimiento de Martín Migoya (CEO), la banda “Miranda” comenzó su show pautado al promediar la fiesta. Todo se desarrollaba en un clima festivo habitual cuando personal de “seguridad” de Rosebar decidió cortar la electricidad y atacar a distintos empleados que se encontraban bailando frente al escenario. La agresión interrumpió la presentación de la banda que apenas pudo interpretar algunos de sus éxitos.

Testigos directos del violento accionar de los “patovicas” al ser consultados por la redacción, indicaron que varios empleados de la empresa fueron sacados del lugar a golpes de puño y patadas. Asimismo resultaron agredidos también dos de las máximas autoridades de la compañía, Martin Migoya y Guibert Englebienne, cuando intentaron frenar las agresiones que estaban sufriendo sus empleados.

Directivos y personal agredidos fueron retirados del local, donde debió acudir una ambulancia dadas las agresiones recibidas por quienes debían garantizar la seguridad del lugar. Afuera se escuchaban las quejas a viva voz de los dueños de la compañía manifestando que se trataba de una fiesta privada y que de ninguna manera podían tratar así a los asistentes. Un grupo de agredidos se retiró a realizar la denuncia policial correspondiente.

Tanto desde la Unión Informática, así como la Comisión Interna del Sindicato en Globant, repudiaron enfáticamente el trato desmedido de la “seguridad” de Rosebar que empañaron la habitual alegre celebración de fin de año. Es importante aclarar que en ninguna de las anteriores fiestas se habían registrado situaciones violentas. Por otro lado, Rosebar ya cuenta con distintos incidentes de agresión desmedida, muchos de ellos publicados por habitués y clientes del local en su perfil oficial de Facebook.

A continuación compartimos el comentario de un empleado de Globant que resume en un lenguaje coloquial la situación sufrida:

globant-fiesta-fin-rosebar-comentario

La violencia en los locales bailables: una triste constante en los titulares

Denuncias de violencia física, directa y desmedida de “patovicas” hacia las personas asistentes a locales bailables, se vienen sucediendo de forma reiterada en numerosos sitios de la Ciudad de Buenos Aires y en el interior del país. Lamentablemente, siendo estos lugares donde la gente suele ir a divertise, suelen repetirse las noticias de heridos e incluso muertos por ataques violentos de parte de quienes debieran estar predispuestos y formados para prevenir este tipo de incidentes.

Sin ir más lejos, días atrás en la localidad de Luján un hombre de 43 años que se encontraba en un bar de la zona, resultó muerto tras haber sido sacado violentamente de las instalaciones y golpeado brutalmente por el personal de seguridad del lugar.

En diciembre de 2006, en el boliche La Casona del barrio de Lanús, Martín Castelucci fue asesinado a los golpes por un patovica. El padre de Martín, Oscar, fundó la Asociación Civil Martín Castellucci. La Redacción de este portal se comunicó con la Asociación Civil para estar informados al respecto de esta situación que perjudica a tantos jóvenes en nuestro país.

Martín Castellucci fue asesinado a golpes por un patovica en un boliche de Lanús en 2006. Oscar, su padre, transformó el dolor en  una lucha por la prevención y la concientización sobre la violencia en la vida nocturna.

Martín Castellucci fue asesinado a golpes por un patovica en un boliche de Lanús en 2006. Oscar, su padre, transformó la pérdida de su hijo en una lucha constante por la prevención y la concientización sobre la violencia en la vida nocturna.

En diálogo con Oscar Castellucci se lograron responder algunas preguntas al respecto. En primer lugar, cabe destar la labor de la Asociación Civil. La misma se dedica desde hace casi una década a enfrentar los hechos de violencia que se producen en la nocturnidad, a acompañar a víctimas y familiares, y fundamentalmente, a concientizar en cómo prevenirlos. En el año 2008 alcanzaron la sanción de la Ley 26.370 en el Congreso de la Nación. La misma tiene por objeto “… establecer las reglas de habilitación del personal que realiza tareas de control de admisión y permanencia de público en general, … para empleadores cuya actividad consista en la organización y explotación de eventos y espectáculos musicales, artísticos y de entretenimiento en general, que se lleven a cabo en estadios, clubes, pubs, discotecas, bares, restaurantes y todo otro lugar de entretenimiento de público en general, como así también determinar las funciones de los mismos.”

Según Castellucci, estos actos de violencia desmedida de “patovicas” hacia los clientes de los locales nocturnos proviene de una situación de violencia generalizada que se vive en nuestro país, acrecentada y alimentada en la nocturnidad por la falta de regulación, el consumo de estupefacientes y la connivencia entre quienes se benefician con estos negocios y quienes debiesen regularlos.

“La figura del ‘patovica’ aparece en los 80” comenta Castellucci, que tras la tragedia de perder a su hijo, se dedicó a estudiar en profundidad la materia. No obstante “nunca se reguló. El sector cuenta con altísimos índices de precarización laboral y desregulación” sentenció. En este sentido concluyó que la lógica del patovica’ no es la de defender al consumidor o prevenir incidentes, sino “defender el negocio del dueño.” Si bien desde los medios de comunicación, muchas veces se pone a los jóvenes como generadores e impulsores de la violencia, Castellucci dejó planteado un interrogante central: “¿quién se beneficia con el negocio de la noche?”.

Oscar sostiene que las políticas públicas son centrales en estos asuntos. En pos de enfrentar esta situación lamentablemente frecuente, se creó en 2010 – dentro de la órbita del Ministerio de Justicia de la Nación – un 0-800 para denunciar este tipo de casos (Centro Nacional de Denuncias CeNaDe, teléfono 0-800-222-0080).

La recomendación en estos casos es, en primer lugar, hacer la denuncia en una comisaría o – en caso de no recibir la copia de la denuncia firmada o no ser atendidos como corresponda en estos casos – radicar la denuncia en la fiscalía de turno. Una segunda posibilidad es realizar la denuncia telefónica al 0-800 arriba mencionado; o bien, por medio del sitio de la Secretaría de Derechos Humanos de la Provincia de Buenos Aires, el damnificado puede informarse sobre los controladores de admisión y permanencia e incluso realizar la denuncia vía on-line.


Tags:

You May Also Like

Stefanini IT: sinónimo de patotas y mafia

Una relación tensa de idas y venidas con una empresa que inspira de todo ...

Cisco just won’t listen

Authorities at Cisco Systems local subsidiary in Buenos Aires, don’t seem to listen to ...