Se cierra un 2017 y el acuerdo salarial alcanzado por la Unión Informática a principio de año emerge como uno de los pocos que logra asomar por encima de la inflación. Según estimaciones privadas, el aumento de precios este año cerraría entre 23% y 26%, lejos de los pronósticos del gobierno. Para 2018 el gobierno proyecta una inflación alrededor del 15%, pero quieren poner tope a las paritarias en 10%.

    Desde el gobierno habían pronosticado para este ejercicio una inflación del 17%, cuando finalmente cerrará cerca del 24%. Si se mira en perspectiva, se trata de un error de cálculos no menor, considerando que se trata de una notable pérdida del poder adquisitivo de los ingresos de los asalariados, muy golpeados por ajuste y creciente desempleo en 2016.

    Para el próximo año –2018-, los mismos funcionarios económicos proyectan un incremento en los precios y costos del 10% hacia fin de año, y quieren que el techo en las paritarias no exceda este número. No obstante, entre funcionarios de un mismo signo impera la contradicción.

    Por un lado, en el presupuesto nacional -la “ley de leyes” que se sanciona año a año en el Congreso-, se realizan los cálculos económicos en base a -entre otras cosas- una inflación del 15,7%. Por otro, la tasa de las LEBAC -mecanismo financiero que implementa el Banco Central para “bajar la inflación”– se mantiene en el 30%, y ya adelantaron que se duplicará la oferta el año entrante.

    En este escenario de aumento sostenido y generalizado de los precios que parece no detenerse, mediciones privadas y públicas arrojan cifras entre 23% y 26% para el cierre de 2017. El ajuste en el gas, luz y combustibles del mes último terminó por empeorar aún más las cosas.

    2017 se termina y a la mayoría de empleados y trabajadores los números les cierran a la baja. En lo que fué un mal pronóstico de los funcionarios económicos del gobierno para 2017 -que anunciaron una inflación del 17% cuando terminaría por encima de 23%-, y muchas actividades económicas en franca crisis y pérdida de empleos, muchos gremios cerraron acuerdos que se quedaron cortos. La Unión Informática concluye este año con uno de los acuerdos salariales más altos, aunque todavía queda mucho por mejorar en la actividad.

    Según el último informe del Observatorio de Datos Estadísticos (ODE) de la Confederación General del Trabajo, la inflación de noviembre fue de 2,18%, lo que revela un incremento de precios anualizado de 25,92%. Otros estudios, más o menos optimistas, muestran cifras similares. De concretarse estas mediciones, la gran mayoría de los acuerdos salariales firmados este año habrían terminado perdiendo poder adquisitivo para los trabajadores.

    Mediciones privadas de consultoras y economistas (Elypsis por ejemplo) arrojan cifras entre el 23% y 24%. El Indec, al cierre de noviembre -última medición completa realizada- llegó a un 21% acumulado para todo el año.

    Es por esto que, desde la Unión Informática, se busca dar un nuevo salto en materia salarial. Este año, con el destacado acuerdo alcanzado no sólo se incrementaron los salarios básicos, sino que también se agregaron nuevas categorías, mejoraron adicionales y actualizaron niveles de muchos empleados.

    Un techo para mi sueldo

    Las negociaciones paritarias o los acuerdos salariales son acuerdos entre privados. Una organización gremial por el lado del trabajo, la cámara patronal de la actividad correspondiente por el otro. La mediación, y final aprobación, si depende del Estado, de la autoridad laboral que aplique.

    Funcionarios del gobierno, ministros y “especialistas” salieron a ponerle techo a la negociación salarial del año próximo. Si bien no se estableció de manera oficial, altos mandos de la política salieron a fijar un tope a las pretenciones sindicales de recomponer salarios el próximo año. Algunos, pusieron el tope entre 8% y 10%; otros -casi que con sentimientos- sugirieron que el máximo debía rondar el 17%.

    Cuando se trata de un derecho adquirido e institucionalizado (¿qué trabajador no espera cada año “las paritarias”?) no corresponde que el gobierno “baje línea” sobre cuánto tienen que acordar las partes.

    No obstante el destacado acuerdo alcanzado por la Unión Informática en 2017, 2018 se mira con incertidumbre. Y aquí la pregunta: ¿qué variable tomar? El número de inflación del presupuesto nacional -15,7%-? la tasa de las Lebac -30%-? la proyección de crecimiento? ¿a qué estadística creerle? ¿a la que erraron por casi 8 puntos este año?

    Por otra parte, la actividad informática en el país, a diferencia de otros rubros más perjudicados como la metalurgia o la industria, crece cada año de manera sostenida.

    Se ve a los CEOs y directivos empresarios desfilar por eventos políticos y medios de comunicación hablando sobre las ganancias del sector, sus exportaciones, inversiones la falta de personal para cubrir vacantes y las perspectivas para el futuro. Negociar una paritaria a la baja en este contexto de crecimiento y pleno empleo es contraproducente no sólo para el trabajador, sino para la actividad toda.

    La Unión Informática sigue siendo noticia

    En la última semana dos medios de alcance nacional mencionaron el acuerdo salarial alcanzado por la Unión Informática. En esta oportunidad el diario Ámbito Financiero y el programa Minuto Uno, que se emite por el canal C5N, destacaron a la Unión Informática entre los sindicatos que lograron superar o empatar la suba general de precios en el año.

    Ámbito Financiero

    El diario económico Ámbito Financiero vuelve a referenciar a la Unión Informática entre las paritarias más altas. Como ya lo hizo en otras oportunidades (ver artículo), el histórico medio económico, destaca la paritaria informática ante un informe de la CGT que pronostica una medición de inflación cercana al 26%.

    Minuto Uno, C5N

    Tampoco es la primera vez que la Unión es destacada en un informativo de la señal C5N. Esta vez, en su prime time, en la columna económica de Alejandro Bercovich, en su análisis de la situación salarial de los trabajadores antes del fin de año. La Unión Informática figura 2da en la lista de paritarias de que superan la inflación sólo debajo del gremio de aceiteros (36%) y según otras mediciones económicas (Elypsis, 24%).

    Tags: