Inflación Congreso fue de 1,6% en septiembre: ya se cumplió meta anual del Central. Domingo Cavallo: “Es como la economía de los 90”. Fuero laboral desafía a Corte y veta ley ART. Marcha atrás del gobierno catalán con una imprecisa declaración de independencia.

    Inflación Congreso fue de 1,6% en septiembre: ya se cumplió meta anual del Central

    La inflación que divulgan los bloques de legisladores de la oposición en el Congreso trepó a 1,6% en septiembre. En nueves meses del año totalizó 17,5%, lo que implica que ya superó la meta anual del Banco Central (BCRA).

    las principales subas se registraron en la atención médica y gastos para la salud por el encarecimiento de las prepagas y en el rubro vivienda y servicios básicos, por los incrementos en los alquileres.

    “No obstante, lo más preocupante del mes fue que el ítems de los alimentos volvió a registrar una suba similar a la observada en agosto: 1,9%”, destacó el informe al que accedió ámbito.com.

    Con la marca de 1,6% en septiembre, el índice Congreso promedia 1,8% mensual en lo que val año. “Parece ya confirmarse que por octavo año consecutivo la inflación no podrá romper el piso de 20%, ya que para hacerlo debería promediar apenas 0,7% en el último trimestre, cuando resta por delante, por ejemplo, un nuevo aumento en tarifas luego de las elecciones”, estimó el grupo de trabajo que lidera el diputado Marco Lavagna.

    En esa línea, desde la oposición aseguran que si la inflación promedia apenas 1% por mes en el último trimestre alcanzaría 21% en 2017, pero si la suba llega a 1,5% mensual la inflación del año se ubicaría en torno al 23%, por encima incluso de las previsiones del Poder Ejecutivo. “Este punto de partida muestra la dificultad que habrá en 2018 para cumplir con la meta del BCRA en torno al 10%”, afirmaron, y recordaron que el próximo años también habrá tarifazos.

    Los números que manejan las bancadas opositoras de consultoras privadas revelan que en los últimos 12 meses la inflación ya acumuló 25,1%. “De esta manera, el total de la gestión del Gobierno actual registra 71,2% (2,5% promedio mensual), más de 7 puntos por encima de los 22 meses previos (64%)”, remarcaron.

    "Es como la economía de los 90"

    Domingo Cavallo dijo que hay “una gran coincidencia entre la economía de Macri y la de los ’90”, al tiempo que aseguró que “todos los que están en el Gobierno trabajaron conmigo”.

    El ex ministro de Economía Domingo Cavallo sostuvo que hay “una gran coincidencia entre la economía de Macri y la de los ’90”, y aseguró que “todos los que están (ahora) en el Gobierno trabajaron conmigo”.

    Además, consideró que tanto a este Gobierno como al de Carlos Menem los enlaza “una moneda estable y una economía con baja inflación”.

    “En los ’90 pasamos de una economía cerrada, igual que la que heredó Macri, y la transformamos en una economía abierta. Por eso vinieron tantas inversiones y hubo ocho años consecutivos de crecimiento vigoroso, a tasas del 8 y 9%, con inflación prácticamente en cero”, sostuvo Cavallo, en declaraciones publicadas este lunes por el matutino El País, de España.

    Por otra parte, el exfuncionario menemista comentó que “todos los meses” envía “un informe” al Banco Central: “se los envío y sé que lo leen. Todos los que están en el Gobierno trabajaron en algún momento conmigo, salvo los que son muy jóvenes”, resaltó.

    Por caso, destacó que Macri “tuvo mucha relación conmigo, todos los que están en el Gobierno trabajaron conmigo”.

    Para Cavallo, “hacen bien los macristas en decir que son completamente diferentes a los ’70, los ’80 y los ’90, nadie quiere comprar las críticas del pasado. Pero en Argentina hay suficiente gente inteligente y cuando escriban la historia, van a valorar los aportes que yo hice y criticarán mis errores”.

    Fuero laboral desafía a Corte y veta ley ART

    Apunta a las comisiones médicas jurisdiccionales que determinan si la dolencia en cuestión se trata de un accidente de trabajo.

    En una guerra abierta ya entre el fuero laboral, el Gobierno nacional y ahora la Corte Suprema, la Cámara Nacional del Trabajo levantó el guante tras la serie de fallos del máximo Tribunal que apuntó a desautorizarlos. A modo de réplica, la Sala VII subió la apuesta y declaró inconstitucionales las comisiones médicas jurisdiccionales, eje de la reforma a la ley de ART. El fallo constituye la antesala de una causa colectiva que -en paralelo- apunta a echar por tierra una de las principales iniciativas impulsadas por Cambiemos. Como informó Ámbito Financiero, los jueces supremos alinearon sus últimos fallos referidos al fuero laboral para intentar exponerlo por arbitrariedades en sus decisiones, postura que está en sintonía con el objetivo de la Casa Rosada.

    Con la firma de los camaristas Estela Ferreiros y Néstor Rodríguez Brunengo (este último apuntado también por su rol en la Sala III) se resolvió un pleito de un particular por un accidente de trabajo contra Galeno ART. La jurisdicción es un atributo exclusivo de los jueces, por lo tanto el art. 1 de la Ley Complementaria de la Ley sobre Riesgos de Trabajo viola el art. 18 de la Constitución Nacional que en la imposición del debido proceso encierra lo expuesto con más los principios del juez natural y el juez especializado”, indicó el fallo, reclamando para sí algo que los magistrados laborales siempre cuestionaron de la reforma: que exista un nuevo órgano que defina qué caso es factible o no de ser judicializado.

    “La idoneidad técnica de los miembros de las comisiones médicas para evaluar la existencia de dolencias y las incapacidades que éstas pudieran generar desde sus conocimientos científicos es indudable, pero reitero que la determinación del carácter laboral del accidente o profesional de la enfermedad, así como la relación causal con el factor laboral, son materias que exceden los conocimientos científico de aquéllos y requieren de una formación técnico-jurídico de la que adolecen, y es natural que así sea, pues para la determinación de tales aspectos, son los jueces quienes resultan idóneos tanto desde el punto de vista científico como constitucional”, subrayaron. El argumento, y eso es lo que preocupa al Gobierno, podría replicarse en la causa colectiva que sembraron desde el Colegio Público de Abogados de la Capital (CPACF) con Jorge Rizzo a la cabeza. Primero debe definir sobre el amparo el juez Alejandro Aníbal Segura del juzgado laboral N° 41. Luego la Sala III, donde Brunengo suma a Diana Cañal, otra de las magistradas apuntadas y con pedido oficial de juicio político. Allí comenzó otra disputa: en auxilio al seguro revés salió el juez en lo contencioso administrativo federal Pablo Cayssials reclamando para sí todos los amparos del fuero laboral. El CPACF lo denunció ante el Consejo de la Magistratura por considerar que estaba intentando un fraude procesal para concentrar todas las causas.

    El fallo de la Corte, que fijó un nuevo tope al cálculo indemnizatorio definido por el fuero laboral provocó un parate generalizado en sentencias ya redactadas en tribunales del Trabajo. Varios jueces comenzaron a retrasar sentencias y a recalcular montos para evitarse dificultades a futuro si la jurisprudencia estricta comienza a ser forzosa. Ese es el mensaje que bajó desde los supremos y en el fuero laboral tomaron nota, algo que causó beneplácito al Ejecutivo, que aspira a domar al fuero laboral. Su paso más ambicioso, municipalizarlo para restarle poder, es una segunda etapa con la que se ilusionan desde Cambiemos.

    “Corresponde declarar la inconstitucionalidad de la determinación de una instancia previa y obligatoria (art. 1 de la Ley 27.348),en tanto lesiona el acceso irrestricto a la Justicia, la tutela judicial efectiva y el debido proceso legal, derechos éstos tutelados por el art. 18 de la Constitución Nacional, además de los arts. 10 de la Declaración Universal de Derechos Humanos, 18 de la Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre, 8 y 25 de la Convención Americana de Derechos Humanos y art. 14 del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos”, fue la conclusión. Así se enumeró todas las normas que vulneraría la reforma blandida por Mauricio Macri como una de las más relevantes para crear un clima de inversión, pero también para intentar obturar al fuero laboral al que abiertamente el Ejecutivo lo ha acusado de ser anti-empresa.

    Marcha atrás del gobierno catalán con una imprecisa declaración de independencia

    El presidente catalán dijo que asumía la demanda secesionista, pero anunció que será suspendida para dialogar. Para sus aliados duros fue una inadmisible traición.

    Todo acabó en una confusa y ruidosa marcha atrás. “Asumo el mandato del pueblo para que Cataluña se convierta en un estado independiente en forma de república”, dijo el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, veintidós minutos después de haber comenzado su comparecencia ante el Parlamento catalán. Y luego, puso el freno de mano: “El Govern y yo mismo proponemos que el Parlament suspenda los efectos de la declaración de independencia para que en las próximas semanas emprendamos un diálogo sin el cual no es posible arribar a una solución acordada”. La fuga de empresas y bancos anidaría tras este notable giro.

    Puigdemont, que lleva apenas un año y nueve meses como presidente de la Generalitat, condensó en un mismo acto esa declaración y suspensión de la independencia, enfureciendo a los partidos separatistas más radicales que llegaron a calificar el recule del presidente como “una traición inadmisible”. Así lo afirmó Arran, la rama juvenil de la CUP (Candidatura de Unidad Popular): “Millones de personas heridas, ¿para eso? No tenéis vergüenza”, dijeron.

    Puigdemont se presentó en el Parlamento a pedido suyo para analizar la situación política luego del referéndum del 1 de octubre -que fue suspendido por el Tribunal Constitucional- en el que 90% de los votantes se pronunció a favor de la ruptura. El pleno, previsto para las 18, se demoró una hora por una reunión de la mesa del Parlamento. Por los pasillos se decía que era tiempo que el presidente había pedido para ultimar detalles de su discurso. Se supo luego que el PP y Ciudadanos habían solicitado la suspensión del pleno. Antes de ingresar al recinto, Puigdemont se reunió con legisladores de los radicales JuntspelSí y la CUP, que hasta último momento presionaron para lograr una declaración unilateral y concreta de la independencia. No sucedió.

    Ante todos los miembros del Parlamento catalán y seguido por unos mil periodistas de todo el mundo, Puigdemont advirtió: “No esperen ni amenazas ni chantajes. Todos asumimos la responsabilidad que nos corresponde y la necesidad imperiosa de destrabar la situación -dijo-. No somos unos delincuentes, no somos unos locos, no somos unos golpistas. Somos gente normal que pide poder votar y que ha estado dispuesta a todo el diálogo que fuera necesario para hacerlo de forma acordada”, agregó. Con su declaración, el presidente dejó entrever que se inclina por replicar lo que Eslovenia hizo -declarar la independencia y dejarla en suspenso- hace 25 años.

    Entre los parlamentarios que tuvieron la palabra en el recinto, el más agresivo fue el líder del PP catalán, Xavier García Albiol: “No va a haber ninguna república independiente. El estado de derecho no se lo va a permitir -levantó la voz-. No vamos a permitir ni una independencia en presente ni una independencia en diferido o por etapas, que lo tenga muy claro”. “España no es una ocurrencia ni un invento artificial, somos la nación más antigua de Europa y pueden tener la total seguridad, señores Puigdemont y Junqueras (vicepresidente catalán), que no lo van a cambiar”.

    “Creemos que hoy tocaba proclamar solemnemente la república catalana y quizás hemos perdido una oportunidad -dijo la diputada Anna Gabriel de la CUP-. Nosotros nos mantenemos firmes en este objetivo. No queremos asumir la derrota. Queremos hacer efectivos los resultados del 1 de octubre. Hemos venido a hacer una república.” “Esto es una crónica de un golpe anunciado”, había dicho en el Parlamento catalán a su turno Inés Arrimadas, la portavoz de Cambiemos. Y se dirigió al presidente catalán: “Nadie en Europa apoya lo que usted acaba de hacer. Por lo tanto, todo el mundo ha visto que esto no iba de democracia sino de independencia. Que no iba de urnas sino de fronteras -dijo Arrimadas-. El nacionalismo es la antítesis del proyecto europeo. Está usted solo, señor Puigdemont”. Y aseguró: “No pienso permitir que le pidan el pasaporte (a su familia, que es de Andalucía) para venir a verme”.

    “No se puede suspender una declaración que no se ha hecho”, dijo a su turno Miqel Iceta, del Partido Socialista de Cataluña (PSC).

    A las diez de la noche, Carles Puigdemont, Carme Forcadell, Oriol Junqueras y los 72 diputados secesionistas firmaron una declaración por escrito “de la independencia” de Cataluña, un documento que no pasó por el recinto. “Acabamos de firmar la declaración de la independencia, sin ninguna suspensión, tal como lo hemos demandado nosotros”, aseguraron en la CUP. Pero ese papel no tiene más valor que el simbólico.

    Tags: