Fueron apenas dos tweets los que les costaron a la atleta griega Paraskevi Papachristou y al futbolista suizo Michel Morganella su permanencia en sus respectivos equipos olímpicos. El motivo fue algo que sorprendería poco a quienes frecuentan redes sociales: su contenido discriminatorio.


    Leer la noticia completa en La Nación

    Tags:

    También te puede interesar

    Comunicado de prensa de la CGT sobre la muerte de Alberto Nisman

    Compartimos a continuación el comunicado de prensa de la Confederación General del Trabajo sobre ...

    “No alcanza con reclamar: tenemos que hacer política”

    Fuente: P3M (23/10/2013) Este miércoles se inaugurará la sede de la CGT Regional Zona ...

    SONDA ARGENTINA S.A.: EL IMPACTO

    Ante la presión gremial, Sonda solicito reunirse con directivos de la Unión Informática a ...