Fueron apenas dos tweets los que les costaron a la atleta griega Paraskevi Papachristou y al futbolista suizo Michel Morganella su permanencia en sus respectivos equipos olímpicos. El motivo fue algo que sorprendería poco a quienes frecuentan redes sociales: su contenido discriminatorio.


    Leer la noticia completa en La Nación

    Tags:

    También te puede interesar