Fueron apenas dos tweets los que les costaron a la atleta griega Paraskevi Papachristou y al futbolista suizo Michel Morganella su permanencia en sus respectivos equipos olímpicos. El motivo fue algo que sorprendería poco a quienes frecuentan redes sociales: su contenido discriminatorio.


    Leer la noticia completa en La Nación

    Tags:

    También te puede interesar

    Y ahora… ¿qué me pongo?

    La institución del closet fue y sigue siendo una instancia que marca la vida ...

    Piden que se frene la circulación de los autos de Google en el país

    Presentaron un recurso de amparo en La Plata para impedir su funcionamiento, por considerar ...