Finalmente fue ratificada en segunda instancia la sentencia que da la razón a la Unión Informática y a través de la cual IBM Argentina fue sentenciada a reconocer inmediatamente a la organización gremial como representante de sus empleados afiliados al gremio. Llega así a su fin un largo y extenso pleito legal con el gigante corporativo que intentó impedir la sindicalización de sus empleados desde el inicio de sus actividades en el país. La Justicia falla una vez más a favor del joven gremio informático, en un fallo que tiene enormes repercusiones no sólo en IBM sino en todo el ámbito IT. INFORMACIÓN IMPORTANTE PARA LOS EMPLEADOS DE IBM ARGENTINA.

    El pasado 31 de julio la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo N° 2 dictó sentencia definitiva en la causa Unión Informática c/IBM Argentina, ratificando el fallo de primera instancia que sentenció a IBM Argentina S.R.L. a reconocer la afiliación de sus empleados en la Unión Informática mediante la retención de aportes en el recibo de sueldo de aquellos afiliados en la empresa.

    De esta forma, la Justicia revalida la sentencia que da la razón a la entidad gremial, y obliga finalmente a la empresa a reconocer al joven gremio como representante de sus empleados.

    IBM deberá actuar entonces como agente de retención reconociendo así la afiliación efectiva de los empleados organizados en la Unión Informática. Este reconocimiento era descaradamente negado por la empresa a su personal afiliado, ya que desde el primer momento IBM sostuvo como política laboral detener a toda costa la sindicalización del sector IT, que precisamente tuvo su origen en su propio seno.

    Sea a través de correos masivos y “confidenciales” a sus empleados o bien a través de sus gerentes, IBM siempre trató de imponer la idea de que la Unión Informática era “ilegal porque no poseía inscripción gremial.

    La justicia ya había fallado en primera instancia en la causa Unión Informática c/IBM Argentina en el mes de mayo a favor de la entidad gremial. IBM apeló la sentencia pero la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo rechazó el planteo y ratificó el primer fallo. Así quedó fija la sentencia: IBM ARGENTINA ESTÁ OBLIGADA A RECONOCER A LA UNIÓN INFORMÁTICA.

    Con la firma por el Ministerio de Trabajo en 2013 (luego de una ardua tarea legal y gremial) la empresa buscó nuevos argumentos, igualmente infundados, como la falta de personería gremial.

    Sin embargo, todos los argumentos cayeron en un descrédito lamentable, así como tampoco fueron suficientes para los afiliados en todo el país.

    La Justicia a través de este fallo y su posterior ratificación por la Cámara de Apelaciones desnudó el “relato” de IBM Argentina. Dio entonces la justa razón a la Unión Informática.

    ¿Qué dice la sentencia?

    El final de la mentira.

    Hace menos de tres meses (mayo, 2017) la Justicia ya se había expedido acerca si correspondía o no a IBM Argentina actuar como agente de retención respecto de los aportes de los empleados afiliados a la Unión Informática. La jueza Dra. Laura Papo, del Juzgado Nacional de 1° instancia N° 10, fue tajante en su definición.

    IBM no obstante, apeló el fallo. En menos de un mes, la apelación fue rechazada de plano por la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo Sala II con la firma de los magistrados Miguel Angel Maza y Graciela A. González, y se dispone que la condición de agentes de retención, a fin de recaudar la cuota de afiliación, es aplicable tanto a los gremios con personería como a los simplemente inscriptos, deshaciendo la estrategia de IBM de negar la sindicalización de su personal mediante trabas legales infundadas.

    La primera sentencia, apelada por IBM, fue ratificada de manera tajante por la Sala 2da de la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo. IBM Argentina deberá prepararse para acatar la sentencia.

    Todas las excusas que esgrimió IBM durante años se cayeron de un solo golpe.

    La demanda de la entidad gremial fue presentada y patrocinada por el Dr. Hugo Moyano (h) en otro de sus destacados trabajos judiciales que terminan beneficiando y sentando precedente para todos los trabajadores argentinos.

    El fracaso de Recursos Humanos en IBM Argentina.

    Mientras IBM insistió en enfrentarse a la Unión Informática (conformada originalmente sólo por sus propios empleados) no sólo hubo de ir cediendo lentamente a las pautas que la Unión Informática ha traído al mundo IT notablemente: pisos salariales más altos y fin de los fraudes laborales (recordemos que en 2010 el 60% de IBM era tercerizado fraudulentamente y los salarios rozaban el Mínimo vital y móvil) sino que también vio paralizadas todas sus operaciones en Argentina debido a cuatro medidas gremiales que podría haber evitado si su postura ante la sindicalización hubiera sido más acertada.

    En efecto, mientras IBM insiste en el enfrentamiento, la Unión Informática alcanzó acuerdos con muchas empresas que la reconocieron inmediatamente como una legítima representación de sus empleados –evitando también así una confrontación legal inconducente– y firmaron el Convenio de la Unión Informática en las que se establecen nuevas escalas salariales, categorías y mejores condiciones de trabajo que redundaron en una relación mucho más armoniosa entre el capital y el trabajo.

    Ya desde 2011, cuando comenzaba la organización, la gerencia de IBM intentaba de manera denodada, y por todos los canales posibles, detener la irreversible organización gremial. Organización originada como consecuencia de la política de la propia empresa hacia los empleados, por ejemplo a gestión brutal de Recursos Humanos, que ni siquiera cumplían con la normativa interna de la propia compañía informática. Entonces, la estructura vertical de Relaciones Laborales estaba compuesta por el trinomio Raffaela Temporiti, Sebastián Foldvary y Ezequiel Guerrero.

    De este grupo poco ha quedado: Raffaela Temporiti, ex-gerente de Recursos Humanos de IBM Argentina ahora trabaja en Accenture Italia; mientras que Sebastián Foldvary trabaja en IBM Chile. Ezequiel Guerrero, por su parte, no deja de protagonizar su hostilidad hacia la Unión Informática que raya en la insensatez y parecen basadas en una suerte de fundamentalismo ideológico.

    Guillermo Cascio fue gerente general de IBM. Con un paso sin mucho brillo, saltó al Banco de la Ciudad de Buenos Aires. Actualmente, es parte de la dirección del Club Atlético River Plate.

    Los reiterados fallos de la Justicia a favor del gremio IT determinan lo absurdo de todo el andamiaje legal de IBM Argentina.

    Guillermo Cascio, entonces gerente general de IBM en 2011, siguió otro derrotero. Tuvo su paso por la función pública como gerente en el Banco de la Ciudad de Buenos Aires, donde al poco tiempo de implementar su “liderazgo” encalló al Banco en otro conflicto gremial, esta vez con el gremio bancario. Actualmente se desempeña en la gerencia del club River Plate como secretario de la Comisión Directiva.

    Quien queda ahora a cargo de liquidar los sueldos con el ítem “descuento Unión Informática” en octubre próximo —según los plazos de la Justicia— será Cecilia Rodriguez Pereira, Human Resources Manager for IBM Argentina & Uruguay.

    Los alcances del fallo, en tanto el antecedente que sienta, son difíciles de calcular. Como fueron entonces difíciles de calcular entonces (en 2011) los alcances y consecuencias de la organización gremial y la escala que alcanzaría la Unión.

    El fallo y el rechazo a la apelación de la empresa, no sólo implica a IBM, que ya tiene que empezar a adecuarse a lo que exige la Unión Informática, sino que incluso sirve para abordar situaciones similares en otras empresas que continúen pretendiendo desconocer al sindicato IT como representante de sus empleados.

    Caído el velo del discurso de las empresas, sólo queda seguir de cerca el proceso de adaptación de IBM a estos cambios. Afiliados de “la primera hora” esperan ver en sus recibos de sueldo el ítem Descuento Unión Informática. Según el fallo, eso debería ser efectivo inmediatamente.

    IBM Argentina intentó deslegitimar a la Unión Informática desde siempre. En la primera captura, un correo con fecha de julio de 2011, la empresa intentaba desacreditar una nueva huelga de los empleados. La empresa recurría entonces a los viejos argumentos de la personería gremial y lo que dice la Ley de Asociaciones Sindicales. Al día siguiente la huelga fue un éxito y un hecho histórico: la primera huelga en IBM Argentina.
    En el segundo correo de Relaciones Laborales -entonces bajo la dirección de Sebastian Foldvary-, IBM trataba de desarticular con los mismos mecanismos que ya venían fallando, otra protesta gremial igual de resonante y exitosa.

    ¿Desesperación o un nuevo hecho de corrupción? IBM ahora impone el convenio de trabajo de Comercio.

    La sentencia pone fin a años de “relato” corporativo. Desde 2009 la empresa intentó deslegitimar a la organización gremial de los empleados a través de toda clase de argumentos. Desde la típica amenaza de “si te afiliás, te echan” hasta el último y desesperado intento: el pasado 18 de julio IBM se jugó a “conveniar” súbitamente a todos sus empleados en el “sindicato” de Comercio, a través de un ilegítimo acuerdo con FAECyS (la federación de sindicatos mercantiles).

    ¿Quién hubiera dicho hace 7 años que un gerente general de IBM (hoy Roberto Alexander) hubiera estrechado la mano de Armando Cavalieri (Secretario General de FAECYS desde 1986) por temor a la Unión Informática?

    Es paradójico que mientras en el juicio que sostuvo con la Unión Informática la compañía sostuvo como argumento que “no existe un convenio que abarque la compleja actividad informática” y que “la unión Informática no es representativa de los trabajadores” resuelva súbitamente y sin ninguna representación laboral por parte de los empleados de la empresa forzar a gran parte de ellos al convenio mercantil, lo que pudo haber intentado con mucha más antelación, dado que dicho convenio existe hace más de 40 años.

    IMPORTANTE PARA EMPLEADOS DE IBM ARGENTINA

    En breve la Unión Informática ofrecerá facilidades e instrucciones para:

    1. Afiliarse a la Unión Informática.
    2. Evitar el pago de la cuota compulsiva de comercio (seas o no afiliado a la Unión).
    3. Prevenir la pérdida de la actual cobertura médica en Swiss Medical y el pase a OsECAC (seas o no afiliado a la Unión).

    Tags:

    También te puede interesar

    Oracle: completados los aumentos del año, lo que viene para 2018

    En Oracle Argentina ya completadas las dos tandas de aumentos, aún quedan mejoras por ...

    Mega Tech: afiliados denuncian disparidad salarial

    Salarios dispares entre empleados que cumplen las mismas tareas, trabajadores con años de antigüedad ...

    IBM anuncia resultados del primer trimestre menores a lo esperado

    IBM ha cerrado su cuarto trimestre fiscal con caídas del 19% en beneficios netos ...