Sillas: la clave para la ergonomía en el teletrabajo

Sillas: la clave para la ergonomía en el teletrabajo

Durante la jornada de trabajo, tanto en la oficina como remoto, una buena conexión a internet, una computadora y equipamiento acorde son fundamentales, pero en lo que hace al físico, postura y ergonomía son esenciales. Las sillas de trabajo, parte clave para tu trabajo.

No se trata de comodidad, se trata de ergonomía. Vamos desde el principio. ¿Qué es la ergonomía? Especialistas en la materia de Seguridad e Higiene en el trabajo la definen de la siguiente manera:

Ergonomía: La adaptación de las máquinas y puestos de trabajo al hombre.

Se trata entonces de un proceso en continuo desarrollo, que el hombre ha aplicado desde que empezó a adaptar y mejorar, para su utilización, las primeras herramientas que inventó. Es una ciencia interdisciplinar, donde intervienen distintas ramas como: fisiología , psicología, anatomía, diseño de productos.

Se integra en el conjunto de ciencias que buscan el equilibrio de los sistemas, la estabilidad entre las condiciones internas y externas ligadas al trabajo y que interaccionan con la biología de la persona.

Podemos decir que tiene por objetivos:

  1. Seleccionar la tecnología para las herramientas y equipos de trabajo más adecuada al personal disponible.
  2. Controlar el entorno del puesto de trabajo.
  3. Detectar los riesgos de fatiga física y mental.
  4. Analizar los puestos de trabajo para definir los objetivos de la formación.
  5. Optimizar la interrelación de las personas disponibles y la tecnología utilizada.
  6. Favorecer el interés de los trabajadores por la tarea y por el ambiente de trabajo.

Y tiene como principios fundamentales:

  1. Estudiar la configuración del puesto y de las condiciones de trabajo.
  2. Adaptar las exigencias de la tarea a las capacidades del hombre.
  3. Concebir las máquinas, equipos e instalaciones con un máximo rendimiento, precisión y seguridad.
  4. Adaptar el ambiente (luz, ruido, temperatura…), a las necesidades del hombre en su puesto de trabajo.

Entre los factores de riesgo que pueden causar problemas de salud -en tareas como las nuestras- se destacan los siguientes:

  1. Repetición: Es cuando el trabajador está utilizando constantemente un solo grupo de músculos y tiene que repetir la misma función todo el día (y todos los días).
  2. Posición o postura que cause tensión: Cuando el puesto o el área de trabajo obliga a mantener una parte del cuerpo en una posición incomoda (ya sea por poco tiempo o por periodos largos) lo que provoca tensión en el músculo o tendones.
  3. Fuerza Excesiva: Cuando la tarea requiere u obliga al trabajador a hacer uso de fuerza.

En marco de la pandemia de covid-19, con miles de trabajadores realizando sus tareas desde sus casas teletrabajando, pero sin ningún tipo de planificación ni previsión, desde el Ministerio de Trabajo (MTEySS) y la Superintendencia de Riesgos del Trabajo (SRT) establecieron condiciones de seguridad e higiene en materia de teletrabajo.

La medida está fundada en al menos dos resoluciones. Resolución 595/13, cuando en la órbita del Ministerio de Trabajo se creó el Programa de Promoción del Empleo en Teletrabajo (PROPET). La misma SRT en su resolución 1552/12, preveé la incorporación de estas medidas de prevención. En ambos textos se describen los elementos de trabajo que deberá proveer el empleador al teletrabajador, tales como: silla ergonómica, matafuegos de 1kg a base de CFC123, botiquín de primeros auxilios y mouse pad. Se establece la obligación de los empleadores de notificar a su ART la localización de los teletrabajadores, con detalle puntual de datos, frecuencia, lugar y tareas asignadas a los mismos.

No obstante, cabe aclarar, que todas estas regulaciones son sugerencias y están pensadas en un marco de «normalidad»; es decir, no para un contexto de teletrabajo masivo por cuestiones de fuerza mayor y emergencia, como el actual.

Sillas: la clave para la ergonomía en el teletrabajo

Postura correcta vs. postura incorrecta. Importante tener en cuenta la postura a la hora de trabajar.

Unión Informática propuso a las empresas entregar las sillas de oficina a los empleados en teletrabajo durante la pandemia

Tenemos presente que muchos empleados y empleadas de empresas informáticas están trabajando desde sus casas desde el inicio de las medidas de aislamiento social y preventivo en el contexto de la pandemia.

También somos conscientes que esta situación se puede prolongar por algunos meses más. Es por esto que desde Unión Informática estamos llevando ésta propuesta a las empresas: llevar las sillas que se encuentran en las oficinas a las casas de los y las empleados y empleadas.

Las sillas que se usan en las oficinas y establecimientos son claves para prevenir dolores y enfermedades profesionales. La postura de espalda, cuello y brazos son esenciales para mejorar la ergonomía en las jornadas de trabajo. En este sentido, se vienen relevando reclamos y pedidos de los empleados cumpliendo sus tareas desde sus casas.

En las empresas donde se cuenta con Convenio de Trabajo de Unión Informática ya están avanzadas las gestiones con los responsables y gerentes. En aquellas donde no rige el convenio informático, también se está conversando para llevar adelante el reparto del mobiliario necesario.

Desde Unión Informática nos encontramos en contacto con afiliados, afiliadas y las empresas. Por cualquier inconveniente respecto de tus elementos de trabajo, y en caso de necesidad de una silla, podemos ayudarte a realizar los reclamos correspondientes.

Ponete en contacto con La Unión a través de atencion@unioninformatica.org o por WhatsApp +54 9 11 3295-4831

Ergonomía no es comodidad

El dolor de espalda, cuello o cervical es muy común entre las personas que realizan trabajos de oficina. Puede ser por malas posturas, por no realizar las pausas necesarias o por una silla inadecuada. O por todo esto junto.

Según información relevada sobre medidas de higiene y seguridad del trabajo a la hora de prevenir estos inconvenientes, es importante estar con la espalda recta, algo que teóricamente debería lograrse posicionándola pegada al respaldo de la silla. Del mismo modo, también es conveniente trabajar con las piernas dobladas, formando un ángulo recto en las rodillas, y teniendo los ojos a la altura de la pantalla. De esto nos queda claro que una silla ergonómica sería la que nos permitiese cumplir estas premisas.

Que la silla sea lo más ajustable posible. Que tenga ruedas es un básico, ya que nos ayuda a movernos en la mesa de trabajo evitando las posiciones forzadas.

El parámetro ajustable por excelencia presente en el grueso de sillas de oficina y gaming es la altura. Aquí el objetivo es que los pies queden posados en el suelo con la cadera ligeramente por encima de las rodillas, formando un ángulo recto para que la postura de la pelvis sea neutra. Asimismo – aunque con esto podemos jugar con la altura del monitor de trabajo – es deseable tener la pantalla enfrente de los ojos, para que no forcemos el cuello.
Poderse inclinar hacia atrás no es sólo para una mayor «comodidad», si bien ha de poder distribuir adecuadamente nuestro peso y soportarlo con holgura. En todo caso, más que inclinación, lo importante es que pueda bascular para soportar cambios de postura e inclinaciones.

Es recomendable que nuestra silla de trabajo tenga reposabrazos, lo que nos permite apoyar los codos y ayudar a levantarnos.

Ergonomía no es comodidad, decíamos, y la importancia de esta parte del mobiliario tanto en la oficina como en casa, además de la postura correcta es que nos invite a movernos. Si estamos cómodos, en una postura correcta o no, estaremos quietos -aún por horas-. Especialistas en la materia desaconcejan esto e insisten con las pausas activas, ejercicios, estirar las piernas, brazos y espalda cada dos horas de trabajo

10 medidas de ergonomía para tener en cuenta

Altura de silla y mesa.

Una vez sentados hay que comprobar que se puede colocar los antebrazos sobre la mesa formando un ángulo de 90º en el codo, y que la altura del asiento permite apoyar los pies en el suelo. Normalmente las sillas de oficina pueden regularse en altura y permiten situar el cuerpo a la altura justa, pero si las sillas del domicilio no son regulables en altura hay que buscar en casa aquella que se ajuste más a las necesidades de cada uno.

Posición de la pantalla y teclado.

La pantalla debe estar a una distanciade entre 60 y 80 cm. de los ojos (nunca por debajo de 40 cm.). La altura del centro de la pantalla debe quedar un poco por debajo de la altura de los ojos. Si la pantalla no es regulable en altura siempre se pueden poner uno o dos libros gruesos bajo el pie.

Espalda y cuello.

Son los puntos que generan un mayor número de dolencias. El tronco debe estar en posición vertical, sin giros, (pantalla justo enfrente) y la línea de visión paralela al plano horizontal.

Brazos y muñecas.

Los brazos deben estar verticales y los antebrazos horizontales sobre la mesa, formando ángulo recto en el codo. Los antebrazos y las manos deben estar alineados en el mismo eje sin doblar la muñeca. Además deben estar relajados, sin forzar la postura. Posturas incorrectas sobre el teclado o con el ratón, pueden producir el temido síndrome del túnel carpiano.

Piernas.

Los muslos sobre el asiento y las piernas verticales o ligeramente extendidas hacia adelante. Los pies deben quedar descansando sobre el suelo. Además, se debe evitar cruzar las piernas para que no se produzcan vascularizaciones extrañas.

Iluminación.

Si se trabaja con luz natural, (es lo recomendable) hay que situar el puesto de trabajo en paralelo a la ventana para que la luz entre por un lateral. Siempre es mejor que la luz venga desde un lateral o desde arriba para evitar brillos o sombras en la pantalla y deslumbramientos. Es conveniente regular la intensidad de la misma con el uso de persianas y/o cortinas.

Distracciones

Una superficie despejada de equipos o accesorios no necesarios, favorece la concentración. Si se utilizan documentos o libretas de papel, hay que colocarlos a los lados del teclado evitando giros de cuello bruscos o posturas forzadas continuadas.

Movimiento.

Conviene levantarse cada dos horas estirar las piernas y mover el cuerpo.

Ejercicios de movilidad.

Se recomienda hacer ejercicios de movilidad antes, durante y después de la jornada, con el objetivo de movilizar los segmentos de la columna (cervical, dorsal y lumbar) así como las extremidades. Deben ser ejercicios orientados a relajar el cuello y el tren motor superior (hombro-brazo-muñeca-mano), y también la región lumbar y el tren motor inferior (cadera-glúteos-pierna-pie).

Ejercicios oculares.

Los ejercicios de relajación ocular también son muy recomendables. Conviene fijar la vista en un punto lejano, durante unos 10 segundos para variar el enfoque del ojo y relajar sus músculos. También ayuda taparse los ojos con las manos completamente durante unos segundos para evitar la entrada de luz.

Tags:

Abrir chat
¡Hola! ¿Como estás? Hacenos tu consulta para afiliarte, salarios, y beneficios por Whatsapp de lunes a viernes de 9 a 18!