Stefanini IT, la consultora brasilera, viene experimentando un importante crecimiento en el mercado de BPO local. La empresa crece y gana cuentas, a fuerza de condiciones laborales “low cost”. Por otra parte, el Tribunal de Disciplina del Colegio de Abogados de la Ciudad de Buenos Aires dio lugar a la denuncia de la Unión Informática contra el abogado Pablo Frassia, responsable de la patota que atacó a los informáticos durante una protesta en la empresa.

    Stefanini IT, la consultora brasilera, viene siendo noticia en el ámbito de las empresas prestadoras de servicios informáticos en el país.

    Durante el último año, empresas empiezan a elegir los servicios de Stefanini debido a sus bajos precios. El secreto: salarios y condiciones laborales precarias.

    El salto en la competitividad de los precios que presenta en licitaciones la consultora se explica en gran medida en el ajuste del “costo laboral”, es decir, salarios y beneficios para los empleados. Pero jamás están en la línea de corte los márgenes de ganancias de la empresa o los siempre cuantiosos “costos ejecutivos”: salarios, comisiones y gastos de representación de los mandos empresarios.

    Recientemente la empresa cumplió 30 años de su fundación. Desde 1996 también opera en la Argentina, donde también se realizaron festejos. Exclusivos, claro, para ejecutivos y CEOs en un selecto hotel cinco estrellas de Puerto Madero, donde compartieron un cocktail.

    Sólo en 2016, el vigésimo año de la compañía de este lado de Foz do Iguaçu, la empresa creció un 40%. Y espera cerrar el 2017 con otro importante incremento en la facturación.

    Stefanini IT, la consultora brasilera de servicios informáticos, está creciendo sorprendentemente en el mercado informático local. ¿Dónde está el secreto? En condiciones de trabajo precarias y flexibles, sueldos bajos y atrasados. Por otra parte, el Colegio de Abogados de la Ciudad de Buenos Aires dio lugar a una denuncia de la Unión Informática contra el abogado Pablo Frassia, quien condujo a una patota a agredir a empleados de Stefanini que se manifestaban en la empresa en 2015

    Trabajar en Stefanini

    Los portales de ofertas laborales online están plagados de avisos de Stefanini IT. La multinacional está actualmente, como se menciona más arriba, conquistando una importante cantidad de cuentas y clientes.

    Así se vive el crecimiento en la propia sede de la empresa. Consultado por la redacción de este portal, un empleado afiliado, que se desempeña en las oficinas de la calle Lavarden 157, dio cuenta de esta situación. “La incorporación de la cuenta Telecom, trajo más gente y filas de boxes a un piso donde ya de por si estábamos justos”, se refiere al 2do piso del edificio de Lavardén, donde Stefanini ocupa la mitad del piso. Por un lado, cuenta con las oficinas administrativas y por otro, está el sector de mesa de ayuda. Actualmente el afiliado denunció malas condiciones en el mobiliario sumado al hacinamiento producto de la gran cantidad de empleados en un mismo sector.

    En el 2do piso del edificio de Lavarden funcionan además de Telecom, también las cuentas de Philip Morris y Quilmes.

    Stefanini incurre además en prácticas de contratación fraudulenta. La empresa recurre de manera periódica en tomar personal en calidad de pasantes. Las pasantías en Stefanini son de seis meses. Durante este tiempo los pasantes realizan tareas a la par de los empleados regulares -las mismas horas, las mismas exigencias-, bajo la promesa de pasar a la planta permanente de la empresa. Terminado el contrato semestral de estos empleados, la empresa no renueva a la gran mayoría, lo cual la lleva a volver a incorporar pasantes. “En general son jóvenes que verdaderamente necesitan trabajar, y están ansiosos por incorporarse al mercado laboral. La empresa les promete un trabajo estable que no cumple.

    Los salarios son otro tema a tener en cuenta. Después del conflicto gremial de 2015, la empresa optó por una solución “parche”: tomó el convenio de trabajo del Sindicato de Empleados de Comercio (CCT FAECyS 130/75), para encuadrar a su personal fuera de convenio. Es decir, a todo su personal. Este convenio -el mismo que eligieron IBM, Accenture y HP– no sólo que no contempla categorías y tareas informáticas, sino que los empleados están encuadrados en gran medida en las mismas dos categorías: “Administrativo A” y “Administrativo B”, las escalas más bajas.

    “Seguimos en el básico de Comercio”, se quejaba un empleado afiliado que trabaja on-site, localizado en un cliente. La escala salarial del gremio mercantil sigue por debajo de las escalas propuestas por la Unión Informática en su convenio de trabajo. Esta política salarial de Stefanini IT, niega también adicionales al salario del empleado -como idioma, título, antigüedad- y cualquier otro tipo de beneficio. La empresa tampoco invierte en capacitación y profesionalización de sus empleados.

    En la sede central de la compañía, la rotación de personal es altísima. Según empleados consultados, en los últimos dos años, aproximadamente 7 de cada 10 empleados que ingresaron abandonaron la empresa. 

    Stefanini IT mantiene así una política de trabajo low-cost: pésimas condiciones de contratación que incluyen desde “pasantías” hasta sueldos por debajo de la media de la industria; estos mismos pasantes, al ser jóvenes que buscan su primer empleo, tampoco cuentan con experiencia, por lo que la empresa no sólo especula con su situación lindante con lo irregular, sino con salarios irrisorios. Las condiciones de infraestructura deficitaria -hacinamiento en su sede central-. La alta rotación de personal hace que la empresa se “ahorre” los “costos” de empleados con antigüedad y/o cargas familiares; aún aquellos que, con experiencia labora, no aceptarían salarios tan bajos. Por último, para los empleados estables -es decir, en planta permanente-, los sueldos bajos están asegurados por un convenio ajeno a la actividad que suele cerrar acuerdos por debajo de la inflación general, como el caso de FAECyS.

    « En diciembre de 2016, Stefanini celebró 20 años de presencia en Argentina, que fue la primera filial de la compañía fuera de Brasil. A pesar de las tasas de inflación por arriba del 25% al año y de la retracción del tipo de cambio, Stefanini mantuvo su visión de largo plazo y continuó invirtiendo en la región, lo que le permitió crecer 40% en 2016. »

    El Colegio de Abogados de la Ciudad de Buenos Aires da lugar a una denuncia de la Unión Informática contra el abogado de la empresa.

    Cuando en 2015, con las medidas gremiales de la Unión Informática en Stefanini IT, ocurrió un hecho lamentable. La empresa, a través de su abogado Pablo Fernando Frassia -del estudio LKEC-, mandaron una patota a agredir a los propios trabajadores que se manifestaban en la sede central de Stefanini en Argentina, Lavardén 150 del Distrito Tecnológico de la Ciudad de Buenos Aires.

    Fue hace exactamente dos años. Octubre de 2015. Entonces, los empleados y la Unión, llevaban adelante reclamos por mejoras laborales y urgentes aumentos de salarios. Las protestas se trasladaban, como es habitual, hasta clientes o bien, se realizaban en la propia sede. El 19 de ese mes, el abogado Frassia arribó a la empresa escoltado con una guardia de matones con camperas del supermercado Coto unos, y del club Huracán otros.

    En ese entonces, la Institución Gremial hizo una presentación ante el Colegio de Abogados de la Capital Federal contra el el “letrado” que pertenece al estudio corporativo LKEC (Las Heras, Kelly, Eidelstein y Carreras).

    En octubre de 2017, dos años más tarde de los incidentes denunciados, la corporación de abogados porteños dio lugar a la denuncia y fijó la fecha para la mediación entre las partes. En una misiva con sello y firma del Tribunal de Disciplina II de la misma institución, se pauta una fecha en febrero de 2018 para la audiencia.

    Los resultados posibles son varios, pero es de suma gravedad para un abogado miembro de un bufete  -particularmente uno corporativo-, y aun así sienta un precedente para poner límites a la impunidad y atropellos de empresas.

    2015. Pablo Frassia, abogado de Stefanini IT con el grupo de matones que contrató entonces Stefanini para amedrentar a los empleados en protesta. En ese momento la Unión Informática presentó una denuncia ante el Colegio de Abogados de CABA y recientemente el Tribunal de Disciplina de la entidad convocó a una audiencia.

    Tags:

    También te puede interesar...

    Denuncias y pedidos de audiencia contra 3 empresas en la Subsecretaría de Trabajo de CABA

    La Unión Informática presentó denuncias y pedidos de audiencia ante la Subsecretaría de Trabajo, ...

    Arbusta: “empresa social”, un negocio redondo.

    Al igual que la inmensa mayoría de las empresas del rubro informático, Arbusta es ...