Opinión – por David Pedernera





    David Pedernera

    David Pedernera

    Delegado normalizador nombrado en NorthgateArinso y miembro de la Secretaría de Comunicación de Unión Informática.

    SECRETARÍA DE COMUNICACIÓN. UNIÓN INFORMÁTICA – Ha llegado el fin de un gran año, mucha agua pasó bajo el puente y abrió las puertas a muchas cosas por venir. La reunión de apertura del año, más allá de parecer que transcurrió ayer, vislumbraba un nuevo año de puja por la inscripción gremial y un recrudecimiento de los reclamos a raíz de la gravísima situación de la industria informática en todo el país.

    A lo largo de todo el año, la Secretaría de Comunicación de la Unión Informática generó una escalada en la ofensiva comunicacional sobre lo que pasa en las empresas, y por todos aquellos hechos que el aparato propagandístico corporativo tanto se esfuerza en encubrir. Ese status quo, esa “cuestión incómoda” de una industria cuyo potencial es vasto, pero que sin embargo se encuentra fuertemente precarizada y con sus trabajadores pauperizados, es la situación que las empresas quieren «esconder bajo la alfombra”. Y cuando el río suena, agua trae. El ascenso de la Unión Informática como una nueva organización sindical legítimamente representativa de los trabajadores informáticos, comenzó a exponer la cruda realidad como nunca antes. Hoy, el salario informático está en el fondo de la tabla salarial en todo el mercado.

    Si bien la actividad informática tiene sólidos antecedentes desde hace varias décadas, en los últimos 15 años creció exponencialmente la diversidad de actividades y el rango de empresas involucradas. Sin embargo, el bienestar del informático evolucionó en forma inversa de la mano de prácticas neoliberales de flexibilización laboral heredadas de los años 90 y en un marco de absoluta desregulación. Y ello, indirectamente, fue el disparador de la sindicalización del sector. Claro que no todo sigue la progresión que las leyes establecen, y el camino hacia esa sindicalización representa un largo camino repleto de obstáculos.

    Sindicalizar una actividad laboral totalmente desprotegida y a merced de la rapacidad empresarial y, en concreto, perseguir la consecución de convenios colectivos de trabajo que, en resumen, garanticen salarios mínimos y condiciones dignas de trabajo, no sólo halló el lobby corporativo sino también la complicidad estatal para demorar la inscripción de un nuevo y más que necesario sindicato.

    En la historia de la Unión Informática, 2013 habrá sido sin duda el año de la lucha por la inscripción gremial, un mero trámite que según la Ley de Asociaciones Sindicales debe tomar tan sólo 90 días. Ahorrando detalles sobre uno de los episodios, ridículo de por sí, pero muy perjudicial para el trabajador, la inscripción llegó el 28 de octubre pasado, culminando casi dos años y medio de espera.

    La presión para retrasar un proceso iniciado hace ya más de cuatro años no impidió que el sindicato ejerza la representación de los trabajadores, comenzando en las dos empresas más emblemáticas de la actividad, IBM y HP, llegando a las más de 30 empresas en la actualidad, tanto en Buenos Aires como en el Interior del país. Y ahora con la simple inscripción en el haber de la organización, ¿qué sigue? El abanico de objetivos es muy amplio, no todo puede quedar supeditado a cuestiones salariales. Sin embargo, en tiempos donde los ciclos inflacionarios parecen no encontrar atenuación, las negociaciones salariales se han convertido en una prioridad. En numerosas publicaciones se expuso el cuadro de situación del salario informático, y en las diferentes etapas del decrecimiento de su poder adquisitivo. A lo largo de los relevamientos y publicaciones realizados en estos dos años, se ha logrado diferenciar tres lamentables hitos: en una primera instancia, el «vivir con lo justo»; en una segunda instancia, optar entre cubrir el costo de vida o pagar un alquiler; y en una tercera instancia, la más actual, lamentables testimonios de informáticos que se quejan de -tener problemas para adquirir la canasta alimentaria- o tener que saltarse comidas para poder llegar a fin de mes. Lo que el Gobierno Nacional en un repudiable eufemismo producto de su propaganda mediática del «todo bien» llama ‘inseguridad alimentaria’, no es otra cosa que hambre. Y a esta clase de escollos ha llegado el informático con los sueldos miserables que, como bien se decía más arriba, están al fondo de la tabla salarial de todo el mercado laboral.

    Sobre las causas, pueden contarse varios factores que gestaron la componenda actual. Pero además de la complicidad estatal para con el empresariado, lo cual desbanca brutalmente el falso mote de «nacional-popular» que ostenta el actual Gobierno, también existe un grave foco de corrupción interna dentro de las empresas donde la diferencia entre la remuneración pagada a un informático y lo que se declara a las casas matrices en el Exterior o lo que se le factura a los clientes, plantea el interrogante sobre a dónde va a parar todo ese dinero que no se paga a los trabajadores. Por supuesto que esto merece un detallado estudio aparte, pero sobran los casos donde los números no cierran. Y el hedor de la corrupción es ya indisimulable.

    Sin dudas, 2013 fue un convulsionado año donde a poco terminarse, se sucedieron conflictos sociales de diversas naturalezas. Teniendo como catalizador la huelga policial en Córdoba, los consecuentes saqueos, y el efecto contagio que llevó a la policía de varias provincias a declararse en huelga dejando al país al borde de la anarquía de no ser por la intervención de las fuerzas federales de seguridad, hay un mensaje que es claro: dada la tasa de inflación interanual y el acumulado de los últimos años, un salario no puede estar por debajo de los $8.500. Y la realidad es que apenas una pequeña porción de la clase trabajadora percibe tales haberes, que de por sí apenas sirve para restarle algunos puntos a la inflación. Y de ahí la insistencia con las reivindicaciones salariales. Incluso gremios que han conseguido a sus afiliados los mejores salarios del mercado como el caso de Camioneros, insisten en no dilatar las paritarias. A las claras, es obvio que la curva inflacionaria araña cada vez con más velocidad cualquier logro obtenido en las negociaciones salariales. Emerge una luz de alerta que no sólo va in crescendo, sino que promete un 2014 conflictivo a menos que haya un giro de timón en la forma que se aborda el problema.

    Y en el medio, los informáticos. ¿Por qué decimos que 2013 fue un año histórico pese al complicado cuadro de situación? El camino para conseguir la dignidad del trabajador es largo, y poéticamente podría decirse que también lleno de espinas. Ya en forma anecdótica podemos hablar de los días de manifestación en el Ministerio de Trabajo e incluso en la puerta de la casa del Ministro Tomada. La lucha contra la soberbia actitud antisindical de empresas como Global Services, NorthgateArinso o Grupo Núcleo que osaron despedir delegados gremiales en su afán de pisotear los derechos del trabajador buscando perpetuar el status quo. De veras fue mucha el agua que pasó bajo el puente: una histórica huelga en mayo que paralizó IBM, una seguidilla de reclamos en septiembre que culminó con la firma de la inscripción gremial, el conflicto con NGA, una huelga eterna con el primer campamento informático en la puerta de Tata Consultancy Services que concluyó con el primer convenio con una empresa que benefició a todos los empleados con aumentos de hasta el 75%. Y para terminar el año, el segundo round de una contienda de años con el gigante de la industria: IBM. Una pelea entre David y Goliat que adoptó los tintes de la huelga en Tata, tuvo un impasse de dudosa «justicia express» donde un juez extendió en tiempo récord una orden de desalojo. Pero en sí, un conflicto que a las claras no terminó y promete continuar. Pasó de todo. Pero comienza a asomarse algunos resultados, lo que hace cuatro años atrás parecía una utopía.

    Como dice líneas arriba, no todo el espectro de acción está en torno a los salarios. Hay dos grandes misiones que cumplir y en las que desde la Unión Informática se trabaja día a día: por un lado, la concientización del trabajador informático sobre, justamente, su condición de trabajador, y por otro, de una forma u otra inculcarle al empresariado que es su obligación respetar al trabajador, desterrar el atropello a sus derechos, las faltas de respeto como práctica cotidiana, y las prácticas desleales contra el accionar gremial.

    Ese es el único camino para la consecución del pleno cumplimiento de las obligaciones del empleador y el respeto a los derechos del trabajador. Y ello depende pura y exclusivamente la participación de todos. ¡Que 2014 nos encuentre más unidos que nunca!

    Tags:

    • Show Comments

    • Raul

      Estimado David, muchas gracias por esta visión de lo que nos pasa a los informáticos, en especial los administrativos, Tecnicos, etc etc. Creo que la UI debería compartir este mensaje de fin de año en forma masiva. Muchas gracias

    • Cesar

      Impecable David, un lujo estar codo a codo, con personas con las cuales se puede discutir, disentir, pero en las formas, no en los objetivos. Que es la dignidad de los trabajadores informaticos, sueldo y condiciones de trabajo dignos. «Marcharemos con nuestros dirigentes a la cabeza…o ocn la cabeza de nuestros dirigentes»

    • Eduardo Pedernera

      30% DE AUMENTO YAAAAAA !!!!! HAGAMOS VALER NUESTRO TRABAJO !!!

    • Ega

      Estimados señores del Sindicato
      Habidas cuentas de que venimos muuuy retrasados con los salarios, ésta es una lucha donde el enemigo ya viene arrasándonos por lo cual, debemos ir más rápido y más agresivamente. DISCULPEN PERO LO DE IBM NO TERMINÓ CON UNA VICTORIA RESONANTE. O VAMOS CON TODO O NO HAGAMOS NADA.
      Prometo ser parte dentro de poco.
      Gracias!.

    • rebolu-cionario

      Estimados señores del Sindicato:
      Habidas cuentas de que venimos muuuy retrasados con los salarios, ésta es una lucha donde el enemigo ya viene arrasándonos por lo cual, debemos ir más rápido y más agresivamente. Cada uno de nosotros debe estar dispuesto a dar su vida, a pelear cual taliban que le esperan las 70 virgenes, a matar o morir, a regar nuestra sangre sobre el teclado o donde sea, a pelear hasta el ultimo suspiro, a inmolarse por el bien comun. Desde mañana comenzamos esta lucha, vamos por todo, no dejaremos nada al enemigo………………. eso si, antes tengo un partido de futbol con los pibes asi que si no llego arranquen nomas……

    • Matias Buchara

      Buenas a todos,

      Muy bueno David, se ve el trabajo dedicado, te felicito.
      Este año vamos por mucho mas.

      Saludos desde Cordoba!

    Comments are closed.

    También te puede interesar..

    Bienvenida Cargill a la Unión Informática

    La Unión Informática sigue expandiéndose con el ingreso de nuevas empresas cuyos informáticos buscan ...

    BIENVENIDA PANAREA DIGITAL A LA UNIÓN INFORMÁTICA

    Comenzó la organización gremial de los empleados de la empresa Panarea Digital en el ...

    Bienvenida Mitrol a la Unión Informática

    Empleados de Mitrol comenzaron a organizarse a través de la Unión Informática.