La Corte consideró anticonstitucional un artículo de la Ley de Asociaciones Sindicales que fortalecía los unicatos sindicales. A partir de ahora, se abre un espacio más amplio para la disputa de los trabajadores en pos de verdaderas representaciones gremiales, y en contra del modelo sindical único que apoyaban las cámaras empresarias.

    El fallo en cuestión llegó este año como solución a una causa iniciada en 2003 por trabajadores municipales de Salta. La causa fue iniciada por la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) contra el Municipio de la Ciudad de Salta, sindicato histórico de los empleados estatales de todo el país, que habían sufrido una reducción de su salario. Lo curioso es que, un sindicato como ATE en Salta, contaba con la simple inscripción, pero no con la personería personería. No obstante, esto no fue una limitación para cumplir con su función de representación de intereses gremiales, y llevar adelante el juicio.La intendencia salteña pretendía desconocer a ATE, donde estaban afiliados los empleados públicos, argumentando que el sindicato que representa a los trabajadores de dicha ciudad era otro, la Unión de Trabajadores Municipales, sólo por el hecho de ser la entidad que cuenta con la personería gremial.

    El art. 31 inc. ‘a’ de la Ley de Asociaciones Sindicales (23.551) promulgada en 1988, le otorga al sindicato -con personería gremial-, que concede el Ministerio de Trabajo, el derecho exclusivo de defender y representar a los trabajadores ante el Estado y los empleadores. Pero en la práctica, las leyes no siempre hayan respaldo en la realidad.

    La jurisprudencia va generando giros inesperados que vislumbran un cambio en el actual modelo sindical. Además de una modificación en el modelo de unicato sindical, también se asoma la democratización de los gremios.

    Este derecho exclusivo lo ostentan sindicatos añejos y de las más diversas ramas, representando muchas veces a trabajadores de actividades muy específicas que poco tienen que ver con estos sindicatos. Por citar un caso bien conocido por todos, los empleados de la actividad informática suelen figurar bajo convenios de otros sindicatos que, no sólo que no los representan ni tienen que ver con el sector, sino que no tienen los convenios adecuados para el rubro. Eso cuando no están fuera de convenio, sino quedan bajo la difusa figura del «fuera de convenio».

    Esa exclusividad de la ley en desmedro de los sindicatos simplemente inscriptos, según la Corte, es incompatible con las normas de jerarquía constitucional y con los tratados internacionales. Y a esto se suma otra falencia detectada años atrás por la misma Corte, en los artículos 41 y 52 de la misma ley. Según estos artículos, solamente se permitía al sindicato con personería gremial elegir delegados. Esto excluía de posibilidades de verdadera representación a los trabajadores de gremios más chicos o que aún aguardan la firma del Ministerio de Trabajo. Por ende, ambos artículos fueron tachados de inconstitucionales.

    Facundo Moyano, –Sec. Gral. de SUTPA, diputado nacional por el FpV y referente de la Juventud Sindical–, haciendo referencia a la Unión Informática, único sindicato de informáticos, y su batalla por la simple inscripción gremial, afirmó que ‘el sindicato no necesitó este papel firmado por un ministro de trabajo porque no necesitaron una resolución ministerial para realizar un paro a la empresa más importante de la actividad, que es IBM […]’.. La legitimidad viene por otro lado. Y dijo alguna vez un gran estadista que ‘la única verdad es la realidad’.

    Lo particular de esta sentencia, que fortalece la pluralidad sindical, es que se da en un momento en que se ha logrado instalar en la sociedad un tema pendiente como tantos otros: el de democratizar los sindicatos. Facundo Moyano, en su rol de diputado nacional, está trabajando en un proyecto de ley a este respecto.

    El temor a la pluralidad sindical y su propaganda mediática

    Empecemos por el principio. En el titular La Corte falló a favor de la pluralidad sindical y en contra de bajar salarios; y en el texto que le sigue: «La Corte Suprema asestó un duro golpe al ‘modelo de sindicato único’ que respalda el Gobierno y la mayoría de los empresarios […]”; el “modelo de sindicato único” al que hace referencia, es el modelo que más le simpatiza a los empleadores, ya sean públicos o privados. Con este modelo es que los empresarios o el Estado eligen qué sindicato desean que represente a sus empleados, porque aseguran así salvaguardar sus intereses achicando lo más posible los costos salariales.

    La lógica o, incluso el sentido común, indicarían lo contrario. Así como los empresarios se nuclean en sus «gremios», es decir, las cámaras, que representan sus intereses corporativos, –los industriales en la UIA, los de la construcción en la CAC, o el agro en la SRA–, «al otro lado del mostrador» debe corresponder el mismo derecho. O sea, tener la libertad de decidir a cual sindicato afiliarse y delegar la representatividad. ¿O acaso deciden los empleados en qué cámara empresaria se tienen que afiliar sus empleadores? ¿Es necesario recurrir a la justicia para que los empleadores reconozcan este derecho constitucional de sus empleados?

    El portal diariojudicial.com resalta el siguiente fragmento del fallo: “la libertad sindical es un principio arquitectónico que sostienen e imponen la Constitución Nacional, en su art. 14bis, y un muy comprensivo corpus iuris proveniente del Derecho Internacional de los Derechos Humanos […] Esta Corte ha expresado que el aludido principio constitucional consagra la libertad para todos los sindicatos, con el propósito de que puedan realizar sus actividades sin obstáculos o limitaciones del Estado que reduzcan, injustificadamente, las funciones que les son propias: la promoción, ejercicio, defensa, fomento y protección de los intereses legítimos de orden gremial.

    El panorama se torna más oscuro para los lectores del portal pro-empresario iProfesional, en el cual se lee: “El fallo también declara la inconstitucionalidad de la rebaja salarial con un argumento central: las ‘medidas de ajuste’ (léase, bajar sueldos o tantas otras) no pueden afectar -a los grupos más vulnerables cuanto más en el campo laboral y salarial, en el cual, todos los poderes públicos deben hacer prevalecer el espíritu protector-«.

    Imágenes de la reacción

    Por más imparcialidad que pretendan en sus editoriales, los sectores empresarios no pueden disimular el rechazo respecto de que sus empleados reclamen por lo que es justo, y lo consigan. La imágen que utilizó el pasquín empresario iProfesional para ilustrar su nota habla por si sola. Ese temor y preocupación lo expresa la cara de un estereotipado businessman criollo que mira aterrorizado el avance del sindicalismo sobre el país. Ese país que creía propio, en el que tenía todo asegurado. Así mismo, el modelo de sindicalista de iProfesional está igualmente estereotipado, con una fuerte carga peyorativa y discriminatoria. El sindicalismo está personificado en un grupo de obreros morochos, robustos y que, para hacerse oir, portan bombos. Este avance del sindicalismo tiene sitiado al empresario y al país, en dicha imágen. Todo esto demuestra un preconcepto sumamente negativo y equivocado, de claro desprecio para quienes ejercen el sindicalismo en la Argentina. Y lo más triste de todo, es que este tipo de preconceptos se repiten en todos los medios de comunicación. Con prejuicios tan fuertes se niega toda posibilidad de discutir los argumentos y las problemáticas de fondo entre los dos actores sociales implicados.

    Si un fallo de la Justicia a favor de los trabajadores, que sienta un precedente para los sindicatos y organizaciones gremiales, que fortalece la pluralidad sindical y que, a las claras, inclina la balnza para el lado de los más desprotegidos es motivo suficiente para despertar tamaño sentimiento de preocupación y alerta en la redacción de iProfesional y de sus businessman, nos deja, al menos, una serie de interrogantes: ¿por qué tamaña reacción del lado empresario? ¿será señal de que es la dirección correcta?

    iProfesional saca a pasear todos sus prejuicios. ¿Hombres de negocios asediadios por el avance del sindicalismo o trabajadores reclamando lo que es justo?

    También te puede interesar..

    Más de 1000 libros para estudiantes y apasionados por la Programación

    Como cada lunes, compartimos información útil para todos los empleados informáticos que buscan capacitarse ...

    Strike on Unisys Argentina reaches its third week

    The conflict began on June 3rd and went on through three weeks and still ...