La Unión Informática en la Embajada de Noruega

La Unión Informática fue invitada a participar en un acto oficial en la Embajada de Noruega en la Argentina. El tema que convocó a ministros, empresarios y sindicalistas locales a la embajada de la nación nórdica fue, ni más ni menos, ‘El rol de los sindicatos en el diseño de las políticas socio-económicas de un país: la experiencia noruega’. Christian García, Sec. Adjunto, e Ignacio González Lonzieme, Sec. Gremial, fueron en representación del sindicato informático.

El acto comenzó con las palabras de bienvenida de la embajadora Jane Julsrud, seguida por una disertación sobre el sindicalismo en Noruega, a cargo de Diis Bøhn, quien presidió el sindicato de periodistas y actualmente es directora de Asuntos Internacionales de la central obrera en su país (Landsorfanisasjonen, Confederación Nacional de Sindicatos de Noruega). La Unión Informática fue invitada por la embajada como representante del nuevo sindicalismo, ligado a las nuevas tecnologías y formas de trabajo.

Al dar la bienvenida, la embajadora Janne Julsrud apuntó la importancia del sindicalismo para la prosperidad noruega: ‘Los sindicatos han sido muy importantes en la creación de una política social y económica. Han funcionado como agentes de cambio en la sociedad, siendo actores de presión ante el gobierno y los empleadores. Este diálogo entre distintos sectores ha resultado ser muy fructífero y ha asegurado el desarrollo de una sociedad con pocas diferencias sociales y económicas‘.

De izquierda a derecha, Christian García (secretario adjunto de UI), Jane Julsrud (embajadora noruega), Diis Bøhn (directora de Asuntos Internacionales de Landsorganisasjonen) e Ignacio González Lonzieme (secretario gremial UI)
De izquierda a derecha, Christian García (secretario adjunto de UI), Jane Julsrud (embajadora noruega), Diis Bøhn (directora de Asuntos Internacionales de Landsorganisasjonen) e Ignacio González Lonzieme (secretario gremial UI)

Entre los presentes y oradores se encontraron funcionarios públicos, políticos, sindicalistas y empresarios argentinos. La primera en disertar fue Dra. Noemí Rial, viceministra de MTEySS. A continuación, se abrió un panel con referentes de los distintos espacios. Por el sindicalismo, Carlos Gdansky (diputado nacional y dirigente de la Unión Obrera Metalúgica – CGT La Matanza) y Pedro Wasiejko (secretario adjunto de la CTA). Por el sector empresarial se presentaron Dr. Carlos Aldao Zapiola (UIA, docente universitario), Lic. Diego Guilisasti (coordinador del Cenro Nacional de Responsabilidad Social Empresaria y Capital Social) y Ricardo Wagner (presidente de la Cámara de Comercio Argentino-Noruega).

Durante su exposición, la Dra. Rial deslizó que aquí en la Argentina, quien otorga las inscripciones gremiales de los nuevos sindicatos, es la justicia y puntualmente la Corte Suprema, y no el Ministerio de Trabajo. Según palabras de Christian García, presente en la reunión y sentado en la primera fila, ‘no lo podíamos creer, que la funcionaria número dos de la cartera laboral diga una aberración semejante. Era una situación rara. No es de menor importancia destacar la incomodidad que generaba a la Dra. Rial, la presencia de los invitados de Unión Informática, sentados en primera fila, frente a ella, esperando que hable sobre lo bien que funciona el MTEySS y como facilita la creación de nuevos sindicatos en las nuevas actividades‘.

Tras las exposiciones de Gdansky, Waseijko y Aldao Zapiola, la sorpresa de la jornada, según González Lonzieme y García, fue el coordinador del Centro Nacional de Responsabilidad Social Empresaria y Capital Social (CENARSECS), Diego Guilisasti. Con total autoridad comenzó a opinar sobre los tremendos abusos de los empresarios para con sus empleados, principalmente en las grandes compañías, y la falta de responsabilidad empresaria ante la sociedad, citando ejemplos concretos y estadísticas de su centro de estudios. Finalmente exigió al empresariado trabajar con mayor responsabilidad social, renunciando a la avaricia que les hace perder de vista los derechos y la dignidad de quienes trabajan.

En la mesa del panel, de izquierda a derecha: Gdansky, Wasiejko, Aldao Zapiola, Guilisasti
En la mesa del panel, de izquierda a derecha: Gdansky, Wasiejko, Aldao Zapiola, Guilisasti

Los representantes de Unión Informática tuvieron la oportunidad de conversar con la representante sindical noruega, Diis Bøhn. La dirigente noruega no podía creer las complicaciones que tienen los nuevos sindicatos para hacer valer sus derechos, respaldados por la ley argentina, la Constitución Nacional y los tratados internacionales. ‘Le preguntábamos, por ejemplo, como hacían en Noruega los sindicatos para hacer cumplir la ley y los convenios entre sindicatos y empresarios‘, comenta García. Según Bøhn, en su país, ‘La ley la cumplen todos. Todos tienen que acatar lo que dice la ley‘ también los empresarios y el Estado, y no hay vueltas con eso. Tampoco comprendió por que es que la Unión Informática tuvo que hacerle un juicio al Estado, para lograr la inscripción gremial, que por ley, debe tardar cuanto mucho, noventa días.

Uno de los últimos logros del sindicalismo Noruego fue la ley que obliga a la participación de los representantes sindicales en el directorio de las empresas, para lograr una más justa repartición de las ganancias empresarias entre los trabajadores. Un avance que hoy en la Argentina todavía se sueña, la famosa coparticipación en las ganancias.

Por último, el cierre de la jornada estuvo a cargo de Ricardo Wagner, quien enfatizó en la participación y diálogo tripartito entre autoridades, empresarios y sindicalistas.

Entre los invitados estuvieron embajadores, diputados, representantes sindicales,  historiadores, economístas y periodistas especializados, entre otros.
Entre los invitados estuvieron embajadores, diputados, representantes sindicales, historiadores, economístas y periodistas especializados, entre otros.

Según García, el balance de la experiencia fue positiva. ‘Lo que esperabamos de esta reunión era, principalmente, conocer a otros colegas de la actividad y escuchar a los disertantes hablar sobre la política sindical y los modelos de Noruega y Argentina, frente al resto del mundo.‘ Afirma el dirigente sindical. ‘El trato del personal de la embajada fue impecable, prolijo, y muy respetuoso para con todas las autoridades presentes en el lugar, particularmente con nosotros. Tuvimos la oportunidad de quedamos hablando con la embajadora Janne Julsrud y la representante sindical de Noruega, Diis Bøhn, sobre las diferencias y ventajas de los modelos sindicales de Argentina y Noruega, tecnología, política y economía entre otros temas, compartiendo experiencias de ambos países.

Noruega

Probablemente, antes de comenzar con el relato de la experiencia de haber participado de esta jornada, no hubiera estado mal, a modo de somero panorama, conocer un poco de donde vienen los anfitriones del evento en su Embajada en la Argentina.

Noruega es uno de los países con mejores indicadores sociales del mundo. Con una población que apenas sobrepasa los cinco millones de habitantes y un PIB de 501 mil millones de dólares, se ubica primero entre los países con los mejores índices de distribución de la riqueza. Un 50-50 comparable al de la Argentina en 1974 (el salario más alto es apenas tres veces mayor que el más bajo). Altos estándares de vida, que incluyen educación gratuita -desde el jardín de infantes hasta la educación universitaria- y una cobertura de salud no arancelada, que permite a los noruegos tener uno de los mejores estándares de vida del mundo.

Desde la salud y la educación públicas y de excelencia, así como las excelentes condiciones de distribución de riqueza, son posibles debido a una fuerte presencia del Estado en la economía: el principal motor económico del país es su petróleo (descubierto hace apenas 50 años), y tanto las empresas privadas como la empresa pública dejan al país el 78% de sus ganancias en impuestos que cobra el fisco. Por otro lado, el nivel de sindicalización en el país nórdico es de más del 50%, y esto sumado al rol activo de un estado de bienesar fuerte y presente, permiten los mencionados niveles de distribución de la riqueza: las negociaciones salariales se hacen en marco de acuerdos tripartitos (sindicato, empresa y estado) y se regulan por medio de leyes.

Otras fuentes:

1) «El sindicalismo noruego en foco», artículo en el sitio oficial de la Embajada de Noruega.

2) «Noruega, el único socialismo del siglo XXI», en La Nación, (13/11/2013)

3) Artículo sobre Noruega en Wikipedia

Tags:

  • Show Comments

  • noruegoenarg

    Antes de haber organizado esto habría que explicarles a los coterraneos Noruegos que la diferencia entre sus sindicalistas y los de argentina es casi la misma distancia en km que entre ambas capitales. Es decir los sindicalistas argentinos representan lo peor del corporativismo, corrupción, panquequismo, oportunismo, enriquecimiento, etc..

    • argentoennoruega

      Y también habría que explicarle a los noruegos que a diferencia del alto nivel cultural y capacidad de crítica y objetividad de sus ciudadanos, acá hay imbéciles y obtusos como noruegoenarg que padecen de incapacidad para no generalidad, criticar constructivamente, pensar (uffff…), etc.

  • Oscar

    Esta nota se publico el 3 de enero, el primer posteo de algun eurosudaca que piensa que esta varado indefinidamente en el 4 mundo fue 3 dias despues, demoro ese tiempo en recuperarse del shock que le causo saber que en el «primer mundo» tambien existe sindicalismo, algo que penso que lo habia inventado un negro peronista mientras se enjuagaba las patas en la fuente y veia los dibujitos de algun libro anarco.
    Bienvenido al mundo real!, el sindicalismo es un jugador en cualquier economia desarrollada, es un factor que equilibra al capitalismo.

Comments are closed.

Abrir chat
¡Hola! ¿Como estás? Hacenos tu consulta para afiliarte, salarios, y beneficios por Whatsapp de lunes a viernes de 9 a 18!